Fusión: La energía del futuro

Resultado de imagen de ITER imagenes

Recientemente el gobierno de España ha manifestado su deseo de cerrar las centrales nucleares existentes en el país en un corto lapso de tiempo, antes de 2030. Esta noticia, recibida por algunos con alegría y con desidia por otros, ha causado bastante polémica, algo curioso porque hacía años que no se hablaba tan activamente del tema.

Y es que la energía producida de la fisión nuclear si bien la podemos considerar bastante ecológica siempre estará el impopular tema de “¿Y los residuos qué, eh?”, que para esa pregunta hay muchas respuestas, pero todas sembrantes de duda entre la población.

Que bueno, que si echarlas al mar está mal, que si las cuevas no son impermeables para siempre, que si ponerlos en el armario viejo de tu casa está feo… ¡Todo discusión siempre!

Sin embargo es probable que toda esta discusión acabe un buen día. Que de pronto ya nontemamos por las emisiones de las centrales térmicas, que no nos preocupemos por los dichosos residuos, que no busquemos qué llanura talar para poner paneles solares, porque quizás la energía del futuro esté llegando. Hablamos, como no, de la fusión nuclear.

La fusión nuclear (fusión, no fisión) es un tecnología que, en teoría, podría solventar todos los problemas energéticos de la humanidad. La tecnología de fusión, para empezar, no sólo es considerada ecológica sino que además también renovable. Mientras que la tecnología de fisión necesita de Uranio, Plutonio o materiales radiactvos con no muy buena fama entre el pueblo llano, el reactor de fusión funciona fusionando átomos de hidrógeno (concretamente deuterio y tritio, que son dos isótopos del hidrógeno) dando como residuo helio, ese gas que sirve para que en los cumpleaños alguien chupe un globo y hable con voz graciosa.

La fusión de átomos de hidrógeno libera mucha más energía que la fisión de átomos de Uranio, no produce resíduos, es más barata de producir, más eficiente y prácticamente ilimitada… ¿Dónde está el problema? ¿Por qué no tenemos ya reactores de fusión por todas partes? Y es que la tecnología de fusión aún cuenta con muchos inconvenientes, pero el primero y más importante de ellos es que aún no existen materiales que soporten las altas temperaturas generadas por el reactor.

Para solucionar esto se ha creado el IFMIF, unas instalaciones dedicadas a la investigación de nuevos materiales. Una de ellas, el IFMIF-Dones, tendremos el honor de alojarla en España, concretamente en Granada. Sus obras empezarán este verano y España se beneficiará de los progresos conseguidos, lo cuál significa mucho dinero y puestos de trabajo directos e indirectos.

El segundo gran problema es producir energía de manera que sea económicamente rentable. Sabréis que de vez en cuando salen noticias como “un señor hace un reactor de fusión nuclear en el sótano de su casa”. Pues sí, es técnicamente posible. Lo difícil es que dicho reactor produzca energía de manera ininterrumpida, sin apenas intervención humana y que produzca más de la que necesita para funcionar. Es como si digo que he creado una máquina para imprimir billetes de cien euros pero funciona quemando billetes de quinientos euros. Pues no te sale a cuenta.

Para solventar estos problemas existe un objetivo: la finalización del proyecto ITER. El ITER será un reactor de fusión nuclear que tiene proyectada su fecha de finalización para 2025. Se está construyendo en Francia con el esfuerzo conjunto de muchos paises, España entre ellos. Estuvo a punto de hacerse en nuestro país, pero al final perdió el concurso, por lo que hemos sido recompensados con las instalaciones de investigación de materiales.

El proyecto ITER tiene como función ver que el diseño de este reactor es el más viable y poder seguir investigando acerca de como perfeccionarlo para solventar los problemas antes mencionados. Tras finalizarlo se espera construir la segunda parte del proyecto, DEMO, para el año 2035. Si todo sale bien, para más allá del año 2050 se espera a PROTO, el primer reactor de fusión que producirá energía que podrán disfrutar los ciudadanos.

Así que sí, el reactor de fusión, si bien es el futuro, no es el futuro de mañana, sino el futuro dentro de bastantes décadas. Quizás nosotros no los veamos, pero podremos beneficiarnos sin dudas de los descubrimientos producidos por la investigación en ese campo, como por ejemplo, en láseres o nuevos materiales.

Lo que sí está claro es que gracias a tecnologías como estas el futuro será ecológico y sostenible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s