De Neo-trolls y Twitter

¿Alguien recuerda a los trolls en los foros allá por los 200X? Ese señor (o señora) cuyo nick solía ser “anónimo_69” o “XxX_SoYeLmEjOr_XxX” que escribía bastante mal (normalmente todo en mayúsculas)  y cuyo fin era símplemente el de ofender y faltar al respeto.

Se diría que esta subespecie de internet ha desaparecido de las redes, que se han extinguido y que solo podemos encontrar sus restos fosilizados en la deep web o en bases de datos de webs antiguas. Pues no. El troll, como los dinosaurios, no se ha llegado a extinguir: ha evolucionado.

El troll moderno no insulta (apenas) ni escribe en mayúsculas, símplemente te dice a la cara:

Soy moralmente superior.

La base es la misma que la de antaño: hacerte sentir mal y dejar claro que él es el mejor. Y el troll ha encontrado su sitio perfecto en el planeta donde poder hacer prevalecer la longitud de su pene sobre la del resto: Twitter.

Twitter antaño fue una red afable, amigable. La gente colgaba sus fotos, sus noticias, dibujos, publicaciones, chistes… como hoy en día, vamos. Solo que de un tiempo a esta parte en Twitter se ha puesto de moda la opinión.

Las opiniones en Twitter son lo más parecido a una encuesta política del CIS que existe en las redes sociales. Aunque la realidad se corresponde con una serie de grises y claroscuros, en Twitter todo es o blanco o negro, de tal forma que da igual el bando que elijas: siempre estarás equivocado. Y lo peor es que tu error se puede justificar, porque claro, nada nunca es totalmente blanco o negro.

Los nuevos trolls (neo-trolls como yo los llamo) utilizan esto para hacerle sentir inferior a la gente, defendiendo ellos siempre la postura mayoritaria al asunto que sea o aquella postura cuya filigrana de palabras jjustificándola tenga opciones de superar al resto.

— Opino que A.
— Pues yo opino que B.
— ¿B? He vivido más que tu y esta es mi justificación.
— Bueno, pero yo también he vivido y pienso que B porque…

Ah, has respondido. Ya eres la presa herida. Aquí es cuando te viene la manada de neo-trolls defensores de la A deseosa de tu sangre a putearte capitaneados por el tío que te ha llevado la contraria porque sí, o mejor dicho “ha opinado acerca de tu opinión”. No sólo no aportarán nada a tu argumento (repitiendo cosas que ya se han dicho), sino que utilizarán la inferioridad numérica en la que te encuentras para acribillarte y hacerte sentir mala persona, atacando directamente a tus valores morales.

También puede darse el caso de:

— Opino que A.
— Opino que C.
— ¿C? ¿Qué mierda es C?
— Creo que la realidad tiene parte de A y parte de B.
— ¿Cómo? Si A y B se contradicen entre sí como va a haber algo que englobe los dos. Ni puta idea tienes, chaval. Ni puta idea. Por eso soy moralmente superior.

Aquí se puede dar el caso de que, o bien te ignoren, o bien sufras buylling virtual por no pensar igual que el resto, haciéndote sentir fuera de lugar y que realmente no tienes ni puta idea de nada y que tu criterio propio claramente está mal y no debe ser usado nunca, que debes seguir la opinión de la mayoría para vivir en paz, integrado y no ser atacado.

Así pues Twitter se ha vuelto esa red social replica de un patio de colegio donde solo puedes ser o del Madrid o del Barça. Un mundo en blanco y negro donde no existen los grises. O estás a favor o en contra. Como una guerra civil constante donde no hay bando ganador, simplemente ganas de demostrar a los demás que tu estás por encima, que eres superior moralmente al resto, que tus opiniones son las más adecuadas y que tu criterio es el más acertado, que debes seguirle a él, tu nuevo mesías, y no al resto que están claramente equivocados.

Y esa es mi opinión. Y recuerda que si no la compartes un montón de gente vendrá a dar su opinión y… ah, no, espera, que esto no es Twitter. Me he liado.

Un saludo.

Anuncios

Un comentario sobre “De Neo-trolls y Twitter

  1. Y es así.

    Hubo un tiempo en el que me gustaba ojear tuiter para ver que decía. Deje de hacerlo cuando descubrí que eso era un pozo de odio, una marea de bilis y ponzoña infinita hecha para castigar al otro bando. Me empezaba a encontrar mal al sentir tanto odio y dejé de leerlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s