Lunes.

Al borde de un bello lago había una cabaña. Y dentro de esa cabaña vivía Lunes, una anciana que esperaba en paz el día de su muerte.

— Hermano, padre… ojalá estuvieseis aquí, conmigo. —Dijo la anciana.

Llegó entonces el Invierno y con él:

— ¡Alto!

Unos señores entrajados y fuertemente armados entraron en la cabaña y rodearon a Lunes.

— Pertenecemos a la briagada “IHM” (I Hate Mondays) y hoy, señora, morirá por todos los pecados cometidos.
— Perdoname padre, creo que voy a tener que romper la promesa que te hice.

Entonces Lunes se quitó su kimono. Bajo él, su pecho liado con vendas y su piel llena de horribles tatuajes, cada uno mostrando una deleznable atrocidad cometida a cada una de sus víctimas.

— Acabo de llegar de cortar leña… y hace doce años que no tengo hacha.
— ¡Hay que detenerla antes de que lance su famoso “ataque de la locura”.

Y entonces Lunes alzó su rodilla derecha hasta que formó un ángulo de 90 grados con su cuerpo. Levantó sus brazos hacia el cielo, formando una especie de “Y”. Bajó las palmas de sus manos extendidas hacia delante y empezó a moverlas hacia delante y atrás suavemente.

-Loco, loco, Locomía… loco, loco, Locomía…
-¿Pero qué…? ¡FUEGO!

Mientras tanto, en el cuartel general:

— ¡Señor, algo raro pasa con el comando especial! ¡Sólo oimos gritos de dolor, desesperación y muerte al otro lado!
— ¡Maldición! ¿Cómo vamos a a derrotar a semejante mounstro?
— Jur, jur, jur…
— ¿Pero qué…? ¿Cómo ha entrado? ¿¡Quién es usted!?
— El único capaz de derrotar a ese demonio ¡DOMINGO!

¡LUNES MORTAL! Próximamente en cines.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s